10931139_908603202493339_1480747082629843965_n

ABU ABD ALLAB “el de Aljarafe”.

Místico que vivía con gran recogimiento y viviendo en un cuarto sin luz ni fuego. Se puede decir que su fervor hacía Dios llego al colmo.

Según Iben Arabi predecía las cosas que iban a pasar y así sucedían.

Abu era también un hombre muy piadoso con los pobres que en ese tiempo vivían en Sevilla.

En su vida vendió apios que posteriormente vendía solo  a personas cuyo dinero había sido obtenido de forma legítima.

Su conciencia era muy delicada ya que evitaba todo escrúpulo sobre la licitud  del dinero que recibía por su venta de las verduras que recogía.

 ABU YABYA AL-SINBAYI.

Místico ciego, Imán Ordinario de la Mezquita de Al-Zubaydi. Gran experto en los ejercicios de Mortificación y ascetismo así como maestro en las artes esotéricas.

Iben solo estuvo con este maestro muy pocos meses antes de su muerte. Peregrino incansable que prefería los lugares solitarios y desiertos para sus oraciones.

La mortificación es vista como una forma de ascetismo, un medio de ayudar a las personas a llevar vidas virtuosas y santas; es una antigua práctica  que consiste en realizar “un  sacrificio mental o físico por amor  a Dios” como medio de participación en la redención.

En el sentido más radical se puede considerar «la lucha contra las malas inclinaciones para someterse a la voluntad y esta a Dios.

 

“No hay un camino hacia la PAZ, la PAZ es el camino”. Indira Gandhi