imagesLVAHNG0QIben Arabí en su obra “Epístola de la Santidad o Risalat al-quds”, traza las biografías de los maestros de cuyas enseñanzas y ejemplos le sirvió para su propia formación.

La obra se divida en cuatro partes:

La Primera Parte nos relata el estado de la vida espiritual de Oriente (el sufismo oriental lleno de corruptelas), y las virtudes del los sufíes del Magreb y de Al- Andalus.

La Segunda Parte es de carácter autobiográfico donde Iben Arabí se compara con los mejores ascetas y santos, analizando en profundidad sus defectos e imperfecciones.

La Tercera Parte es las más autobigráfica de todas siendo el eje central de la La Espístola, da a conocer sobre cincuenta  maestros de espíritu y de vida religiosa de cuyas enseñanzas y ejemplos vitales influyeron en su formación.

La Cuarta Parte es un epílogo de carácter doctrinal, es una meditación de los divinos beneficios y la gratitud que a ellos debe el alma.

Iben Arabí  se nutre de las enseñanzas sin importarle la edad, el sexo, profesión, oficio y clase social;  de diferentes géneros de vida ascética, de peculiares métodos de disciplina, distintos modos de ejercicios espirituales privativos y carismas diversos.

La lección que debemos aprender es que no hay que despreciar a nadie, por que cada persona tiene algo que enseñarnos.